Si observamos nuestro propio comportamiento en distintas situaciones, nos daremos cuenta que somos muy diferentes según como sea nuestro entorno y nuestros acompañantes. No compras lo mismo en una tienda de ropa si acudes solo, a si acudes con tu mejor amigo/a o con tu chico/a. No tienes la misma seguridad si te sientes solo e indefenso a si notas el aliento o apoyo de una persona de confianza.

El comportamiento del consumidor cambia si está acompañado o si por el contrario está solo. Intervienen múltiples factores que harán que la forma de expresarse o la relación sea diferente, incluso la toma de decisión final se verá influenciada por esta situación. Es importante poder conocer este tipo de elementos para guiar el encuentro entre mi producto o servicio y mis consumidores.

¿Cómo quiero que el consumidor interactúe con mi producto o servicio? ¿Sólo o acompañado? Son preguntas que quizás no te haces, pero que sí influyen a la hora de tomar decisiones, puesto que las emociones que surjan en ese proceso no serán las mismas. Tampoco, por supuesto, el trabajo de la marca será igual, los estímulos que lance serán distintos.

La pregunta tampoco acabará en si el consumidor estará solo o acompañado, si no en qué tipo de acompañamiento tiene. Dista de mucha diferencia si este acompañamiento es un familiar, un buen amigo, un amigo lejano o incluso un compañero de trabajo o su propio jefe. La situación cambiará a favor o en contra. ¿Lo importante? Analizando, podremos sacar conclusiones creativas.

Lo mismo ha podido pasar con la App Tinder, aplicación que sirve para encontrar una persona con la que tengas feeling y después pasar a un terreno, digamos, más personal. Esta aplicación se basa desde su creación en una interactuación personal, donde cada usuario elige o rechaza a las propuestas de otras personas para tener una relación. Así sin más, sin que nadie se inmiscuya.

Pero claro, en muchas ocasiones, el uso real de un producto no es como el desarrollador lo había pensado. En este caso, Tinder es usado por muchos usuarios de manera grupal, entre amigos y amigas. El consejo de un amigo o una amiga a la hora de elegir pareja es vital, ¿no?

Pues bien, ese pequeño e inocente insight ha provocado que la aplicación Tinder pueda usarse de manera grupal y tener “matchs” en grupos. Cambia la manera de usar la plataforma y cambia el resultado final, llega Tinder Social.

Ya no es una cita dos a dos, si no que será una reunión de personas donde el objetivo es pasar un buen rato, y bueno, dentro del desenfreno de la fiesta y rodeado de amigos, pueda surgir el amor:

Foto: siliconweek.com

Facebook Comments

Post a comment