El comportamiento del consumidor es una variable que puede hacer crecer negocios aparentemente irracionales pero con éxito arrollador. Esto es lo que está pasando en Brasil con la “marquinha”, una nueva forma de tomar el sol.

La “marquinha” es la nueva fórmula de bronceado corporal que está arrasando entre buena parte del público femenino brasileño, con resultados sorprendentes y sin estar exenta de la polémica. Se trata de una peligrosa moda que consiste en tomar el sol acentuando las típicas marcas del bikini mediante cinta aislante o esparadrapo.

Con este ingenioso truco se consiguen resultados que llaman la atención por su innovación y originalidad. Resultados que a su vez son fruto de unas prácticas de exposición solar muy poco recomendadas por los expertos dermatólogos, pero que parece no importar a las miles de personas que ya lo practican.

Como se puede leer en huffingtonpost.es, “la impulsora de esta moda es Erika Romero, emprendedora de 34 años que ha fundado su negocio, Erika Bronze, en una terraza del barrio de Realengo, en la zona oeste de Río de Janeiro (Brasil).” Toda moda viene impulsada por una novedad que se convierte en tendencia cuando el público objetivo la empieza a hacer suya. Ahí es el momento cuando entra en juego el marketing.

Esta joven emprendedora ha sabido estar en el momento y en el lugar adecuado para hacerse con el nombre de una moda que arrasa en Brasil y que a muy seguro se extiende por otros países a gran velocidad. Erika ya ha lanzado hasta su crema de confianza que acelera el bronceado, Erika Bronze, un nuevo producto que nace de las economías de escala de esta nueva moda.

El deseo por la belleza y por llamar la atención de otras personas hacen del consumidor un ser totalmente irracional, aún poniendo su salud en juego. El marketing, simplemente está al servicio de la innovación.

erika-bronze-marquinha

Facebook Comments

Post a comment