Así es, hoy tenemos la gran suerte de encontrarnos con una gran variedad de productos a diario. Algunos nos sorprenden más que otros, e incluso algunos de ellos se convierten en virales muy rápidamente gracias a Internet y a la irracionalidad de nosotros, los usuarios.

En marketing tenemos el reto de conseguir llamar la atención de consumidores y medios de comunicación para activar nuestro producto o servicio lo más rápido posible. Si pensáis en ir poco a poco, lo siento, hoy vivimos en la más absoluta inmediatez.

Si queremos llegar a conseguir este tipo de hitos no podemos pensar de una manera convencional, tradicional, si no que debemos llevar nuestro pensamiento creativo alineado con los atributos que nos mueven hoy en día como consumidores y generadores de contenido en Internet. Hoy os traigo un ejemplo que ha sido viral estas semanas y que lo ilustra de manera muy clara.

Os hablo de la famosa Monster Burger. Una peculiar hamburguesa que se elabora en el restaurante Raw Material de Nueva York y que se ha expandido por la red de manera extraordinariamente rápida gracias a su componente innovador: Su pan superior. Éste está relleno por abundante queso derretido y mantequilla que consigue una explosión literal de esa mezcla cuando es mordida o cortada.

Esta escena es, cuanto menos, un tanto arriesgada puesto que guarda estrechos parecidos con la explosión de un grano infectado de pus. Algo totalmente asqueroso y repugnante si lo vinculamos con el mundo gastronómico, ¿no?

Pues de esta manera, este restaurante ha creado esta hamburguesa basada en la estrategia del asco para provocar reacciones de todo tipo y conseguir un material novedoso que circule de mano en mano rápidamente en la red.

Debemos pensar que la creatividad rompe las fronteras de lo racional y juega con aquellas que normalmente no imaginamos. Si esto lo extrapolamos a la técnica creativa de Marketing Lateral encontraremos que esta hamburguesa corresponde a la inversión: ¿Qué pasaría si en lugar de que una hamburguesa tuviera un aspecto apetitoso tuviera un aspecto asqueroso?

A partir de ahí solo nos queda imaginar y testar. En este caso Internet ha hecho el resto. Buen provecho!

monster-burger-estrategia-asco

Facebook Comments

Website Comments

  1. Gonzalo Castro
    Responder

    Muy buen post! Sin embargo, en este caso, a diferencia del anuncio de Skittles, creo que aquí el “asco” es algo más subjetivo, ¿no? Como fan absoluto e incondicional del queso, no puedo si no pensar en este anuncio como mi nueva meta en la vida: “Probar esa hamburguesa”.

    Sigue así! 🙂

    • paco lorente
      Responder

      Hola Gonzalo!! Sí, yo también me quedo con ganas de probar esa hamburguesa!! Como dices, son sintonías diferentes a la hora de aplicar esta emoción del asco. Mucho más subjetivo como bien dices en la Monster Burger porque es más canalla, rudo y casi canibal y en el ejemplo de Skittles mucho más plano y “repugnante” por etiquetarlo de alguna forma. Muchas gracias amigo!!

Post a comment