Muchos estereotipos de belleza y apariencia rondan las mentes de los consumidores en la sociedad en la que vivimos. Fuertes, altos, guapos, buen pelo, buenos dientes, bellos y bellas…

Estoy seguro que alguna vez os habéis sentido poco identificados con los maniquíes que viven y te miran a los ojos en los escaparates de las tiendas de los centros comerciales y calles céntricas de nuestras ciudades. Seguro.

Seguro que cuando te has probado alguna prenda de ropa, has pensado “cago en tó, no me queda igual que al maniquíe”. Y así es, cada uno somos diferentes por fuera, pero por dentro, somos menos diferentes…

Imaginad entonces cómo se debe sentir una persona con discapacidad, con un miembro amputado, con secuelas de Poliomielitis, escoliosis, o cualquier otra discapacidad. Ellos no se ven reflejados en los escaparates de nuestras tiendas. Si ya es duro, aún se complica todo más.

Pero eso puede cambiar…

La organización Pro Infirmis, que promueve la integración de las personas con discapacidad lanzó la siguiente campaña de marketing de guerrilla que la llamaron: “Because who is perfect? Get closer.” (Porque, ¿quién es perfecto? Acércate)

Colocaron en diferentes tiendas de moda de la ciudad de Zurich, unos maniquíes modelos diferentes. Transformaron los típicos maniquíes a la imagen y semejanza de personas con discapacidad.

Personas como Jasmin Rechsteiner, que fué la ganadora de Miss Handicap (tiene malformaciones de la columna vertebral) o como  el actor Erwin Aljukić, (tiene la llamada enfermedad de los huesos quebradizos) fueron estos modelos.

Mirad sus caras, por fin se ven reflejados, integrados. Ellos lo han conseguido, ahora nos toca a todos. Porque la integración es cosa de todos.

Fuente: ar.mujer.yahoo.com

Facebook Comments

Website Comments

    • Paco Lorente
      Responder

      Eso es! Nadie es “perfecto” (según los cánones de belleza que nos han establecido) por eso este tipo de acciones son mucho de agradecer. Gracias Carlinhos!

Post a comment