Qué mejor manera de mostrar al mundo entero lo que se puede hacer en pro del avance en sostenibilidad que en un gran evento deportivo mundial. Eso es lo que han pensando en Tokyo 2020 con las nuevas medallas fabricadas con desechos electrónicos que a continuación os cuento.

Nada más y nada menos que pensar de manera diferente para crecer en el beneficio de todos. Personas y Naturaleza por igual. Dar pequeños pasos nos puede llevar al éxito y al compromiso social de todos, eso es lo que habrán pensado este comité organizador.

Existe la tendencia de crear Juegos Olímpicos sostenibles, como ya lo demostraron con algunas acciones en los pasados Juegos de Río 2016. La próxima edición, en Tokio 2020, ya se ha puesto manos a la obra para seguir el modelo y caminar en la dirección del respeto social.

El marketing social no solo es cosa de marcas y empresas, si no también de instituciones y organizaciones de este tipo. Estos grandes eventos congregan a miles de personas y son un altavoz que genera una resonancia mediática tremenda en nuestros días. La realización de acciones vinculantes con el desarrollo sostenible son especialmente llamativas y llegan a millones de hogares en todo el mundo.

Cuando realmente se unen estrategias de marketing social con una creatividad brillante se obtienen resultados como este. La organización de Tokio 2020 ha recogido un interesante insight de su entorno, y es que un gran porcentaje de los residuos electrónicos que genera Japón, no se reciclan, a pesar del interés del gobierno y de las ayudas que ofrece. Partiendo de este insight ha decidido seguir explotándolo hasta conseguir una creatividad efectiva.

Como de una de las Técnicas de Marketing Lateral se tratara, han sustituido los metales puros de las medallas olímpicas (oro, plata y bronce), por esos mismos metales pero que provengan del reciclaje electrónico en lugar de explotaciones mineras.

Si observamos el storytelling que se genera es llamativo e interesante. Una medalla olímpica, el metal preciado por todos, un sueño, es a su vez algo reutilizado y que un día fue un desecho. Pero que a su vez, ahora sirve para premiar. El reciclaje premia. El marketing social premia.

A partir de diferentes procesos químicos es posible separar de la chatarra estos metales. Es algo muy positivo porque la mayoría que se obtiene es cobre, al igual que un gran porcentaje del material que compone las medallas olímpicas. (Una parte muy pequeña es de los otros metales. Y como dato, para extraer de la chatarra 1 gramo de oro se necesitan alrededor de 41 teléfonos móviles)

Es una acción mediática, mundial, de marketing social y con una creatividad digna de Marketing Lateral que inspira y que ojalá inspire a muchas empresas para crear productos sorprendentes que avancen de manera sostenible con todos nosotros.

medalla-tokio-2020-recicladas

Foto: fisioperezdelcamino.com

Facebook Comments

Post a comment