Aspectos del marketing emocional (4): El miedo

por Paco Lorente
4 agosto, 2016
comentarios 0

El miedo es una de las emociones más intrigantes que podemos llegar a sentir. Somete a nuestro cuerpo a un estado de elevado estrés, vinculado a grandes dosis de incertidumbre sobre lo que pasará en un futuro próximo o lejano.

Esta característica emoción ha sido utilizada desde tiempos remotos, y hasta nuestras fechas, para dirigir pueblos y sociedades, también adoptada en los tiempos modernos por la publicidad y el marketing para conseguir despertar la atención de los consumidores.

Es más que evidente que implementar este tipo de emociones en marketing es complejo y delicado. El miedo en marketing debe ser tratado con respeto y sutileza, intentando no generar distorsión, si no mostrar los atributos de un producto o servicio de la manera más correcta y creativa posible.

El miedo es una emoción con una doble posibilidad. Una dualidad que podemos utilizar según los requisitos de mi proyecto o de mi público objetivo:

  • Maximizar el miedo: Generar una sensación de alerta ante una situación posible.
  • Minimizar el miedo: Transmitir seguridad en una actividad dada.

Un ejemplo donde el miedo se maximiza puede ser una cierta manera de comunicar una promoción u oferta. Aquí, la Maratón de Valencia lo hace a la perfección. Te muestra los periodos en los cuáles podrás inscribirte en la carrera, siendo más costoso cuanto más tarde lo hagas. Incluso, cuidado, puedes quedarte sin plaza!! El espantoso miedo a sentirte fuera, excluido.

Eso sí sería llevarse una sorpresa final, porque la sorpresa en marketing también puede estar relacionada con una emoción de miedo, una sensación de malestar.

generar miedo en marketing. Caso maratón de Valencia

O por el contrario, identificar cualquier insight potente en el entorno que nos resuelva una situación de miedo para el consumidor y desde marketing, ofrecer la solución para minimizar ese miedo. Un ejemplo podría ser este spot de hace unos años de la marca Nocilla:

Ante la situación de temor que se enfrentan muchas parejas a la hora de acoger a un niño en adopción en sus primeros días, esta marca, apelando a la emoción de nostalgia, minimizó ese momento de miedo con un producto que seguro funcionaría.

 

No tengas miedo y adelante, implementa este tipo de emociones en tu producto o servicio. Marcarás la diferencia seguro. ¿Conoces algún producto o servicio que trabaje este marketing emocional del miedo?

Suscríbete

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar