Aunque pueda parecer algo sin sentido, locamente arriesgado y descabellado, introducir buenas dosis de creatividad en la estrategia de precio es una buena manera de diferenciar nuestra marca del resto de competidores y conseguir resultados diferentes.

La fijación de precios es una ardua tarea para el vendedor donde siempre surgen diferentes preguntas de muy difícil respuesta y donde la incertidumbre se vuelve fiel amiga. ¿Cuál es el valor de este producto para mis clientes? ¿Qué precio me ayudará a obtener el mayor beneficio? ¿Es más rentable vender con el precio más alto o vender menos unidades?

Infinidad de preguntas, sí, pero también debemos de pensar en las preguntas que nuestro potencial comprador se hará: ¿Cuánto vale realmente este producto? ¿Es este precio el realmente correcto? Cierto que Internet ha «ayudado» mucho a estos consumidores tiendo la posibilidad de comparar en cuestión de segundo la oferta en precio en diferentes puntos de ventas, pero aún así, tarea complicada.

Hace unos años, el grupo de música RadioHead, tomó la decisión de no vender su último disco por los canales de distribución tradicionales y ponerlo a la venta mediante un website concreto al precio de: «Pague lo que crea justo por él». Pague lo que quiera.

Una estrategia muy arriesgada pero que resultó de manera increíblemente beneficiosa para el grupo. Es cierto que el 60% de las descargas no pagaron nada, pero el 40% de ellas si lo hicieron, suficientes para que el disco fuera un éxito.

Ante este mensaje se despiertan una serie de emociones en nuestro cerebro y el fan del grupo actuará más con el corazón que con la cabeza (en este tipo de estrategias hay que primar el buen trabajo de marca previo y los valores de la misma), siempre esta eterna lucha en marketing: Emoción vs. Razón!!

Este tipo de estrategias se puede utilizar en diferentes sectores y ámbitos, por ejemplo, os invito a seguir a este restaurante: One World Café, el cuál desde hace algunos años deja a sus clientes que paguen lo que consideren justo por su comida. Imaginad la segmentación de públicos que tiene: Jóvenes, estudiantes, ejecutivos, personas que pasan dificultad…

Este tipo de estrategias creativas en precio nos abre un mundo nuevo en cuanto a la segmentación de públicos por estilos de vida!! ¿Te atreverías?

Facebook Comments

Post a comment