Que la comunicación y el entorno esté cambiando, ya lo sabemos. Que el consumidor tiene el poder, ya lo sabemos. Que la conversación con el cliente tiene que ser directa, ya lo sabemos. Pero, ¿realmente sabemos cómo hacerlo?

Si empezamos a leer entorno a cómo hacer a la hora de comunicar con nuestras marcas, podemos comprobar que últimamente todo, o casi todo, se centra en conversar con el cliente a través de los nuevos medios digitales (oye, que cada vez ya son menos nuevos), pero creo que esto no es del todo correcto.

La famosa conversación la cuál hoy en día tanto se habla, de que las marcas tienen que crear contenidos digitales y conseguir hablar con los usuarios y los consumidores a través de sus webs, sus blogs, sus redes sociales, etc, es válido, pero no nos olvidemos que en la gran mayoría de casos, nuestro cliente lo tenemos de manera tangible y físicamente delante de nosotros.

No nos perdamos en la vorágine que crean las redes sociales puesto que la conversación la tenemos mucho más fácil y con mucha más emoción real, en persona. A veces, un poco de perspectiva nos hace ver la estrategia con más claridad.

Por lo tanto, la manera de conseguir una conversación rica con nuestro consumidor tiene varias vías:

  1. Lógicamente con el uso de las nuevas herramientas. Sin duda. Siempre y cuando mi marca cumpla en el mundo real y siempre y cuando mi público tenga acceso a esas plataformas.
  2. Desde la creatividad y la estrategia en los medios físicos. En el cara a cara.

Está claro que este segundo punto puede ser un poco más complicado y parece que pierde importancia al lado de la gran aureola divina de los medios digitales. Pero todo lo contrario. El reto de ahora en adelante está ahí, en el mundo físico.

¿Qué puedo hacer para mantener una conversación con mi cliente activa?

1. Crea eventos con sentido, que resuelva cuestiones e incertidumbres de tu público.

2. Organiza quedadas de manera gratuita donde ofrezcas tu conocimiento (Nike realiza quedadas running, gratuitas en puntos clave de las ciudades y pone a un profesional que forma en técnica de carrera a los asistentes. Así de fácil).

3. Fomenta la cultura de tu producto (¿habéis asistido a alguna enoquedada?).

4. Dale a degustar tus nuevos productos o servicios de manera gratuita y recoge opiniones.

5. Sorprende a tu consumidor en casa, con creatividad. Si lo sorprendes, te dará feedback

Conversar con el cliente fuera del mundo digital es la llave para progresar y fidelizar. A veces, salirte de la tendencia y aplicar el sentido común, es la llave para el éxito.

 

Facebook Comments

Post a comment