Los nuevos hábitos del consumidor ante la subida de precios

Hemos vivido un verano muy positivo, sobre todo para el sector turístico, puesto hemos experimentado una época donde el consumidor quería vivir, disfrutar y alejarse de los problemas. Esto ha respondido a un escenario donde el concepto de FOMO (fear of missing out) ha estado muy presente y actuando como barrera a los mensajes que ya venían anunciando un otoño complicado. Ahora, estos hábitos del consumidor deben cambiar para adaptarse a las nuevas circunstancias.

Estos cambios se refieran a una mayor subida de precios de manera generalizada y, por tanto, a un encarecimiento de la vida debido a la imparable inflación vivida. Esto responde a un movimiento global que se está viendo afectado por el conflicto ruso, pero también por todo lo que veníamos arrastrando de la pandemia como desabastecimiento de materias primas, escasez de componentes, retrasos en entregas de mercancías, etc.

Miedo, incertidumbre y sensación de escasez en el consumidor

La conducta de consumo se está viendo influenciada por tres variables muy concretas: el miedo, la incertidumbre y la sensación de escasez forman una ecuación perfecta para que se radicalicen muchos comportamientos. No deberíamos descartar volver a contemplar escenas como la vividas con el papel higiénico agotado en los estantes de los supermercados o casos más recientes todavía como los del aceite de girasol. En este tipo de circunstancias, donde el entono lanza mensajes basados en miedo, el consumidor activa el modo supervivencia y es impredecible.

De este modo, la ya denominada como “cuesta de otoño” nos va a traer un nuevo horizonte donde el consumidor será mucho más planificado, con mayor control del gasto y la inversión y siendo más consciente de aquello que se compra. Los factores clave de todo esto recaerán tanto en la energía como en la cesta de la compra. Dos activos vitales para los hogares y que están centralizando todas las noticias referentes a la escalada de precios, por ese motivo, vamos a desgranar cómo serán los nuevos hábitos del consumidor en estos dos aspectos.

Los hábitos del consumidor ante el sector energético

Como ya apuntamos, el mayor control y la mayor consciencia serán fundamentales para que el consumidor mida de cerca el impacto del precio en su economía doméstica. Las noticias diarias apuntan a valores totalmente desorbitados y nunca vistos, lo que provoca una incertidumbre cada vez mayor e implica a actuar de manera inmediata.

Por un lado, las alternativas energéticas a las tradicionales de gas, gasóleo o electricidad están viviendo un repunte sorprendente. El consumidor optará por soluciones tradicionales más controladas como el butano o el propano para calentar estancias concretas, pero también se sumará a las energías renovables.

En este sentido, soluciones alternativas como la biomasa y los sistemas a base de pellet están acaparando la demanda del consumo. Un combustible alternativo, ecológico, pero sobre todo mucho más económico que los tradicionales. Por lo menos hasta el momento, porque si la demanda se dispara de manera repentina los stocks caerán y los precios tenderán a subir también. Este tipo de sistemas llegarán como complementos a los tradicionales y no tanto sustituirlos, es decir, serán un apoyo en estancias concretas para controlar el gasto y balancear así la factura mensual.

El autoconsumo energético será un gran aliado para aquellos hogares que puedan optar a él, por características y por presupuesto. Aunque el mercado ha evolucionado mucho y existen ayudas que provienen de Europa, no todas las familias se lo pueden permitir. Aunque sin duda es uno de los sistemas más interesantes y eficientes para controlar el gasto energético de presente y futuro.

Por otro lado, la batalla entre las distribuidoras será exageradamente ruidosa. Salen a la palestra nuevas compañías y todas con planes de ofertas, descuentos y ahorro llamativos, pero se van a encontrar con un consumidor que no quiere compromisos a largo plazo y mucha menos permanencia en el servicio.

Intervención en el programa Espejo Público de Antena 3 (21/9/22)

Los hábitos del consumidor ante la cesta de la compra

No es nada nuevo puesto que venimos experimentado la subida de precios en ciertos productos básicos desde bien entrado el verano. El consumidor ve fluctuar precios y eso activa la consciencia del impacto de la cesta de la compra en la economía doméstica. Se va a controlar mucho más y sobre todo, va a haber una planificación más exhaustiva de aquello que se compra y de lo que no. Este planning semanal o diario marcará las decisiones de compra de gran parte de los compradores.

Vamos a experimentar como las ofertas y promociones serán clave para atraer la atención de un consumidor que se fijará en el precio. Mucho más que en ocasiones anteriores. Y además, encontraremos como la comparación entre diferentes superficies cobrará más peso en muchas familias en busca del mejor precio u oferta. Las marcas blancas verán reforzada su apuesta que no ha dejado de serlo desde el tiempo de pandemia, puesto que la balanza entre la calidad y el precio es bien apreciada por el consumidor.

En líneas generales, los hábitos del consumidor influenciados por la inflacción y la escalada de precios dejarán un consumidor consciente. Reutilizará productos de moda y de tecnología a la espera de mejores noticias y que también aguardará a épocas como Black Friday y rebajas para ejecutar aquellas compras deseadas que ahora es muy probable que tenga que postergar.

habitos-consumidor-subida-precios-inflaccion

Foto de Veronika Koroleva en Unsplash

compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Sé el primero en saber
Recibe en tu bandeja de entrada de correo los últimos artículos publicados.

Por cada nuevo suscriptor plantaré un árbol en colaboración con Tree Nation

El impacto del pricing en el recorrido de un producto hasta el consumidor

El sistema de costes es una de las actividades más complejas que se dan en la estrategia de comercialización de cualquier producto. Estos deben equilibrar los gastos que son fruto de la producción, manufactura, logística, impuestos, pérdidas, salarios, etc. con el beneficio buscado de los mismos.

A menudo, el precio final que un consumidor paga por producto es muy distinto al precio que recibe un fabricante, productor, agricultor o ganadero por el mismo producto, pero esto responde a toda la cadena de actividades que soporta el producto hasta llegar al mercado.

En un mundo globalizado como el nuestro, los comerciantes e intermediarios son clave para abastecer de productos a cualquier mercado. Sin ellos sería muy complicado satisfacer las necesidades y deseos de los consumidores globales, pero también implica un incremento del precio final que pagará el cliente, puesto que deben de obtener una rentabilidad razonable por su trabajo en forma de margen comercial.

ejemplo cadena de productiva mercado ganadero
Ejemplo cadena de productiva mercado ganadero. Fuente BRF

Variables que marcan las estrategias de pricing en el recorrido de un producto hasta el consumidor

Por estas y más razones, las estrategias de pricing son una tarea altamente importante y delicada dentro de las organizaciones. Se debe obtener el beneficio justo por cada producto, pero sin duda, siendo consciente de la percepción que tendrá el consumidor de ello. Si las expectativas no se ven alcanzadas o superadas, ese producto será penalizado en la próxima decisión de compra en detrimento de otras opciones que puedan ser o parecer más interesante. Todo esto adquiere todavía mucha más importancia cuando el foco se centra en todos aquellos productos etiquetados dentro de las FMCG.

Aspectos determinantes para que este recorrido sea el óptimo posible son los de valor añadido y valor percibido. Todos aquellos intangibles, como la confianza de marca, la experiencia, la garantía, etc. aportan al producto mayor relevancia y consiguen que el valor percibido por el cliente sea incluso mayor al valor real del mismo, teniendo muy en cuenta aquellas características determinantes del perfil de cada buyer persona.

Variable 1: El propio ciclo de vida del producto

El ciclo de vida de un producto es el viaje desde su creación e introducción al mercado hasta su misma salida. Es vital conocerlo puesto te ayudará a saber de qué forma convertir tu producto en más rentable y así conocer cómo afrontar los cambios que el mercado pueda experimentar y afectar a tu producto.

Variable 2: Asignar un precio muy alto o muy bajo

El rango es totalmente amplio, sin embargo, esta decisión debe pasar por el estado de tu marca, la innovación que el producto o servicio aporte y su ventaja competitiva. La posición ante la competencia y la necesidad que cubra o el deseo que despierte en su público objetivo serán pistas para afinar el punto exacto.

Variable 3: Análisis competitivo

El análisis de las variables de entorno y de la competencia es clave para conocer el estado y la situación que ocupa tu marca respecto al resto. Un mapa de posicionamiento mediante variables como precio-calidad serán de ayuda, entre otras herramientas que darán luz a la toma de decisiones y fijación de precios.

Variable 4: Análisis de competidores

Llegar pronto al mercado es tan perjudicial como hacerlo tarde. Es valioso saber el estado del sector y la madurez de tu público antes de llegar a él con productos y servicios innovadores. La estrategia de pricing será clave para diferenciarte de tu competencia, y esto no solo quiere decir apostar por un precio más bajo, al contrario, cada caso tendrá su solución óptima y ésta puede ser en cualquier ámbito.

pricing-recorrido-de-producto-consumidor

Foto de Gabriella Clare Marino en Unsplash

compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Género no binario, los nuevos retos de la segmentación de marketing

Hace tiempo que la investigación de mercados, la segmentación de consumidores y el marketing en general están evolucionando a la par que la sociedad. Sobre todo en la clasificación de consumidores, puesto que se ha pasado de una clasificación bastante rígida a abrir la puerta a estilos de vida totalmente revolucionarios. Los consumidores identificados con género no binario y transgénero abren un nuevo reto para la segmentación de marketing.

De la misma forma que la sociedad crece en valores y libertades, el marketing debe ir de la mano ofreciendo soluciones a aquellas necesidades o deseos que se despierten. Las nuevas generaciones de consumidores como la Generación Z se encuentran involucrados en toda una revolución de género. Aunque todavía queda muchísimo camino por recorrer, las libertades de elección, de poder expresar los propios sentimientos y ser como cada quién quiere ser está cada día más presente y sigue creciendo.

Para ello, las marcas deben ajustarse. Ya no solo en su comunicación y en cuidar el lenguaje con el cuál se dirigen a la sociedad, si no también a la hora de crear nuevos productos y servicios que estén enfocados cien por cien a las características y demandas de cada público.

Con los estilos de vida nos dimos cuenta que la clásica segmentación por edad, género o poder adquisitivo dejaba muchos espacios sin respuesta en este nuevo siglo, por eso llegaron para dejarnos una nueva mirada hacia el entorno. Ahora, la convencional pregunta entre hombre y mujer está lista para ser evolucionada hacia conceptos donde tengan presencia el género no binario y transgénero.

Es el momento de implementar la diversidad de género en el marketing

Aunque son procesos que puedan ser lentos, ya son muchas marcas las que avanzan en este sentido. Lo importante es integrar estrategias donde se tenga muy en cuenta la inclusión y la organización de enfoques donde el género neutro tenga protagonismo. La rígida visión binaria de género ya no es la receta exclusiva para lograr el éxito, puesto que los más jóvenes tienen identidades mucho más diversas. Por ejemplo, el estudio True Name desarrollado por Mastercard arroja que más del 10% de la población Z en España se siente identificada como no binario.

true-name-genero-no-binario
Estudio True Name. Mastercard 2022

Datos que avalan el cambio social y, como decimos, muchas marcas ya están haciendo movimientos en favor de ello, aunque es cierto que todavía con alguna polémica. Un caso de ejemplo es la Marathon de Nueva York 2022, la cuál incluyó por primera vez premios para la categoría no binaria, generando algo de debate por las características genéticas para el deporte. Más allá del debate social, este tipo de acciones son verdaderamente importantes porque consigue la normalización en la sociedad de nuevas formas de vida. Es cierto que los premios distan mucho de las categorías masculina y femenina, pero es un gran paso.

Sea como sea, debemos entender que el entorno está continuo cambio y los consumidores evolucionan como lo hacen las generaciones. Vienen retos muy importantes en estos próximos 5 años para los que hay que estar preparados y para ello, hay que formarse, aprender y abrir nuestras mentes para coger mucha perspectiva.

Ejemplos como el programa First Date son todo un ejemplo de educación social, sexual y de identidad de género que ayudan mucho a la sociedad. Desde un plano cotidiano, casual y amable, educan sin darnos cuenta en la normalización de la diversidad. Como dice Jeffrey Eugenides, Premio Pulitzer con su libro Middlesex: “El sexo es biológico. El género es cultural”.

Ejemplos de marcas no binarias

No quiero cerrar este importante artículo sin dejarte algunas marcas que guardan la esencia no binaria en su propio planteamiento estratégico:

1. Nudie Jeans. Pantalones vaqueros “jeans” exclusivamente unisex. (Aunque ahora también lanzaron edición femenina)

2. Karibik. Una marca de moda y complementos colombiana que son, como ellos dicen, “más que una marca, una revolución”.

3. No Gender. Una marca de moda con sede en Barcelona y Londres que busca eliminar el sexismo, los estereotipos de género y las barreras en la moda.

4. Akashi-kama. Ropa inspirada en en clásicos japoneses que mantiene una línea neutra.

5. One432. Sigue el modelo del zapato tradicional de Pakistán, actualizado con colores y texturas que no comprenden de sexos. Además, tampoco está determinado en qué pie debes ponerte cada uno de ellos. Una auténtica maravilla.

segmentacion-marketing-no-binario

Foto de Katie Rainbow 🏳️‍🌈 en Unsplash

compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando

buscador de noticias