Hay momentos que no se olvidan en la vida, como una boda, el nacimiento de un hijo o la muerte de un ser querido. Momentos que se quedan en la retina y los guardamos en el cajón de los recuerdos.

Nuestra mente no olvida estos acontecimientos, pero puede jugarnos malas pasadas y borrarlo todo en cualquier momento. Quedarán las fotografías que nos tomamos, fieles a nuestro lado.

Una bonita manera de recordar a alguien querido que nos ha dejado es cómo ha plasmado este padre con su hija. Han recreado su vida sin ella, pero en escenarios donde ella estuvo antes.

Las fotografías son un medio para acceder al pasado y guardar memorias frescas en la mente, y este es un muy bonito homenaje.

Hace dos años casi que la esposa de Ben Ali Nunery murió de un cáncer, y él y su hija Olivia, estaban preparándose para mudarse de su casa de Cincinnati. Él, quería una forma de recordar la casa donde vivió tantos momentos felices y dónde dejaba una parte de sus sentimientos.

Así que le pidió a su cuñada que le tomara algunas fotos. Antes de casarse, él y su esposa se fotografiaron en la futura casa donde iban a vivir, vacía de todo mueble, al igual que ahora.

Pensaron que era un genial homenaje recrear las fotografías de la boda, pero hoy, con Ben y Olivia. Os dejo las fotos, una manera creativa de no olvidar.

Historia vista en Mashable

Facebook Comments

Post a comment