Hace unas semanas hablábamos en este blog sobre la capacidad de poder desarrollar productos únicos, con matices que los hicieran diferentes al resto y que, sin duda, causaran una sorpresa mayúscula al consumidor. Hablábamos del melón Yubari, por si te puede interesar.

Hoy, quiero traeros otro ejemplo, tanto o más impactante si cabe, puesto que puede parecer una auténtica excentricidad, pero realmente a mí me fascina. Desde el punto de vista del comportamiento del consumidor y del marketing, es sin duda, un producto único.

Un simple donut, un dulce común que podemos encontrar en cualquier parte del mundo. Extendido y copiado por cientos de empresas. ¿Se puede conseguir desarrollar un producto singular a partir de un genérico tan implantado en el mercado? Pues con creatividad sí.

El Gold Crystal Ube Donut es una berlina que arrasa en Nueva York y que tiene un precio de nada más y nada menos 100€!! Un donut hecho a mano que se barniza con champán y se viste con pepitas de oro. Un auténtico espectáculo.

gold-ube-donut


Este ejemplar solo se sirve los viernes en el Manila Social Club, un local que en sus inicios fue clandestino y debido a la fama cosechada tuvo que abrir sus puertas de manera oficial. Además, está elaborado con una batata dulce natural de color violeta que es natural de Filipinas, por si le faltaba encanto al asunto.

Mirad la potencia de este producto:

  1. Exclusivo. ¿Un donut recubierto de oro y que cueste 100€?
  2. Escasez. Sólo los viernes.
  3. Exótico. Utiliza una batata dulce natural de color violeta llamada Ube y procedente de Filipinas.

Este tipo de productos puede generar tanto amantes como detractores, pero ahí reside el éxito, nunca gustaremos al cien por cien del mercado. De hecho, nunca lo intentes o morirás.

Un producto que está enfocado a un perfil de público elitista o como objeto de regalo, como bien dice su creador: «¿Nunca has querido regalar algo único a alguien especial?»

Facebook Comments

Post a comment