Los consumidores somos tremendamente irracionales en nuestras decisiones de compra y en nuestros gustos por productos o servicios que nos evoquen recuerdos pasados. Recuerdos que pueden ser positivos en su mayor parte de los casos, o no.

Cuando a veces se junta la creatividad con la irracionalidad, y se suma a la fiesta, la amiga lujuria, pueden surgir productos muy interesantes. Bueno, interesantes y sorprendentes cuanto menos.

Es cierto que en procesos de creación de nuevos productos, tenemos que ser atrevidos y buscar en los gustos e intereses más profundos de nuestro público, darles lo que quieren, lo que a lo mejor, no se habían dado cuenta que querían.

Pues bien, hace unos días, me encontré con este nuevo producto que ya está a la venta en la página web de Sturkenboom y que sirve para muchas cosas. Sí sí, para muchas oye!

Es un vibrador de cristal que en su interior puede contener 21 gramos de las cenizas de tu difunto amor. Ni más ni menos. 21 gramos se dice que es el peso exacto que tiene un alma.

El aparato se sirve dentro de una caja, que viene acompañada por el perfume que usaba el difunto y con la música que la pareja compartía en sus momentos más especiales. Todo una fiesta para los sentidos!

Un auténtico kit del amor pasado, que te hace perdurar y pasar una noche íntima de amor con alguien al que has amado y que, desgraciadamente, ya no está.

consolador-cenizas-conyuge-21-gramos-mark-sturkenboom-1 consolador-cenizas-conyuge-21-gramos-mark-sturkenboom-5

A priori, podemos pensar que aferrarse a estos recuerdos, psicológicamente, debe de repercutir negativamente, pero también puede ser una fórmula para recordar de una manera diferente, y más plena, cuanto menos.

Sin entrar en valoraciones del producto, me quiero quedar con la potencia de la creatividad, que cuando se une con la lujuria, puede dar resultados tremendos.

Y sin olvidar, lo irracional que somos como personas y como consumidores. (Tener sexo con mi difunta pareja, dios mío!! )

Facebook Comments

Post a comment