Hoy os traigo un producto que me ha hecho reflexionar un buen rato, y que seguro que a muchos de vosotros también os despertará alguna idea. Este producto es una revolucionaria idea que quiere aportar un valor añadido a los productos de limpieza e higiene y sumar al ecodiseño una argumento más para ser sostenibles.

La diseñadora y artista Mirjam de Bruijn nos cuenta este proyecto, denominado Twenty, como una muy buena idea para contribuir a ser sostenibles de una manera fácil para el fabricante y para el consumidor. Porque, como bien dice, ser sostenible no debe de ser costoso.

El proyecto Twenty se basa en transformar la manera en la que producimos y recibimos los productos de limpieza de hogar e higiene personal en casa. Estos productos contienen más del 80% en agua, por lo que ésta se convierte en un atributo muy importante en el ciclo de producción y vida de estos productos.

proyecto twenty 01 proyecto twenty 02

Como si se tratara de todo un proceso de marketing lateral, la diseñadora propone eliminar el agua de estos productos (temporalmente) y vender dichos productos de limpieza e higiene en otros formatos como polvos, pastillas o barras. Un formato que nos recuerda a los que se usaban hace años, pero que sinceramente, tiene mucho sentido.

El consumidor, a la hora de usar estos productos Twenty en casa solo deberá de añadir agua en la relación marcada por el fabricante y esperar a que la mezcla se disuelva.

El formato, como podemos ver, propone un producto de total diseño, muy práctico y atractivo, con el cuál se ahorra mucha agua en origen, se deja de emitir mucho CO2 en el transporte de productos y se optimiza el almacenaje y distribución al conseguir un packaging mucho más reducido.

Totalmente deacuerdo con Mirjam de Bruijn, ser sostenible no debe ser costoso, y solo con aplicar un poco de creatividad a los procesos productivos, podemos obtener grandes soluciones que cambien las reglas del mercado.

Facebook Comments

Post a comment