El cuidado por una marca es una de las tareas más importantes en los negocios de hoy en día, ya sea esta marca industrial, de servicios o incluso personal. Debemos tener una buena estructura y estrategia de marca.

Dentro de esta estrategia de marca hay que trabajar muy concienzudamente la arquitectura de marca para resolver de manera eficaz y coherente, cada caso particular. Evidentemente, cada negocio tiene sus peculiaridades.

[Para eso os dejo este post de mi compañero Francisco Torreblanca sobre Modelos de Arquitectura de Marcas, para conocer un poco más sobre el tema.] PATROCINIO 🙂

Listo! Así, hoy vamos a tratar un escenario que, probablemente, nos encontremos alguna vez en nuestro negocio: La generación de “un producto de marca“.

A la hora de lanzar un nuevo producto al mercado, podemos asociarlo a la marca madre de nuestra empresa, o no. Por esta razón existen diferentes formas de poder actuar, como son las siguientes:

  1. Estrategia de marca única: Lanzar todos los productos bajo el mismo nombre. Que puede ser el mismo de la empresa, o no.
  2. Estrategia de marcas múltiples: Se diferencia por tener productos con distintas marcas, bien sean por marcas individuales, por líneas de productos o por segundas marcas.
  3. Estrategia de marcas de distribuidor: Son productos fabricados y lanzamos al mercado bajo otra marca de una empresa distribuidora o detallista.

En este caso me quiero centrar en un tipo de empresa que opere bajo la estrategia número uno, estrategia de marca única.  En este caso pensemos que es una marca que lanza muchos tipos de productos diferentes dentro del sector, pero todos bajo la misma marca. La marca de la empresa.

Es una opción correcta y muy extendida en el mercado, pero bien, ¿y si tenemos un lanzamiento de un producto muy innovador y que puede generar impactos diferentes a los que hasta ahora se habían conseguido? ¿Qué podemos hacer?

Generar un naming y marca exclusiva para ese producto, dotándolo de una vida propia y consiguiendo un posicionamiento diferencial gracias a la innovación que aporta al mercado. Vinculando la marca a la marca madre del negocio. Así, conseguimos un “producto de marca” dentro de la estrategia de posicionamiento de una empresa.

Conviene utilizarlos en sectores rígidos donde aportar innovaciones al mercado sean una fuente importante de conocimiento y generadora de repercusión.

Claro está, que ese producto tendrá una vida limitada y perderá la innovación con el paso el tiempo, la creatividad será caduca, por lo que la empresa tendrá que responder con otra innovación, y por qué no, con otro “producto de marca”.

Espero que os guste y lo podáis aplicar!!

Foto: Andrew Miller

Facebook Comments

Post a comment