Hogares inteligentes, tecnología para viviendas más cómodas

Hoy, Belén Rivas, alumna MMGD ESIC Valencia nos deja esta interesante reflexión sobre los hogares inteligentes y la tecnología como herramienta para facilitar la vida a cualquier público.

Si viajáramos en el tiempo a preguntarle a la generación que vivió la invención de los ordenadores o la masificación de Internet cuánto más creen que puede avanzar la tecnología, probablemente pocos creerían que llegaríamos al punto en donde estamos hoy.

Refrigeradores que avisan cuando la puerta queda mal cerrada, luces que se prenden y apagan con un comando de voz, puertas de hogares que se pueden abrir a kilómetros de distancia simplemente utilizando una aplicación. Cualquiera de estas posibilidades que hubiese sido digna de una película futurista hace solo unas décadas hoy es real gracias a la domótica y al Internet de las Cosas.

La domótica es el conjunto de sistemas que automatizan las diferentes instalaciones de una vivienda, mientras que el Internet de las Cosas es la capacidad que se le otorga a ciertos dispositivos para establecer una conexión a internet y así poder comunicarse con otros aparatos electrónicos, tanto dentro como fuera de una vivienda. La combinación de ambas tecnologías permite hoy la creación de los llamados “hogares inteligentes”.

Cada vez son más los usuarios que deciden incorporar estos dispositivos para volver sus viviendas más confortables y eficientes, con una variedad de opciones y posibilidades en continuo crecimiento.

Hogares inteligentes, tecnología para viviendas más cómodas

En el mercado se encuentran alternativas como Alexa Echo, un asistente por voz que cada vez logra más penetración en el mercado español y es la opción por excelencia para iniciarse en el mundo de los hogares inteligentes. Posee funciones básicas como decirnos la hora, el estado del tiempo o leernos las noticias, pero también puede conectarse con otros dispositivos inteligentes del hogar para poder controlarlos, pudiendo ver las grabaciones de una cámara de seguridad, controlar un termostato o ajustar la intensidad de las luces de una habitación. Todo esto con simples comandos de voz.

Otro de los dispositivos preferidos por el público español es la aspiradora inteligente, que nos brinda la posibilidad de mantener los pisos siempre limpios sin ningún esfuerzo. Estas aspiradoras tienen sensores que le permiten desplazarse por la vivienda de manera autónoma, aprendiendo los objetos que hay alrededor para realizar un recorrido efectivo del hogar y poder llegar a cada rincón. Se pueden programar en los días y horarios necesarios y, al tener conectividad con Alexa, también se pueden encender con comandos de voz.

La variedad de estos dispositivos no se limita únicamente a las funcionalidades del hogar. Para los amantes de los animales, también existen dispositivos inteligentes específicamente creados para mascotas. Un ejemplo es el Furbo para perros, un dispositivo para interactuar con nuestros perros aunque no estemos en casa. Posee una cámara integrada que permite ver en nuestro smartphone qué hacen nuestras mascotas cuando no estamos en casa. Gracias a su sensor de ladridos y su altavoz, podemos saber si nuestros perros ladran y comunicarnos con ellos para tranquilizarlos. Además, posee una función de lanzamiento de premios que también puede dispararse a la distancia desde el móvil.

Los dispositivos inteligentes también llegaron a la seguridad del hogar, con una amplia variedad de opciones. Encontramos sensores de apertura de puertas y ventanas que disparan una alarma a tu smartphone, cerraduras inteligentes que se desbloquean al acercarnos con un dispositivo vinculado o que permiten dar acceso a alguien sin necesidad de estar presente físicamente para abrirle, o el Amazon Smart Air Quality Monitor que analiza la calidad de aire y hasta puede conectarse con otros dispositivos como deshumidificadores o purificadores de aire para activarlos cuando la calidad del aire sea mala.

Queda en evidencia que la revolución de estos dispositivos para crear hogares inteligentes llegó para quedarse. Cada vez la oferta en el mercado es mayor y los precios se vuelven más accesibles. Con los avances de la tecnología, probablemente en unos años seamos nosotros la generación a la que le digan que ciertos aparatos electrónicos solo podíamos imaginarlos en películas.

compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Sé el primero en saber
Recibe en tu bandeja de entrada de correo los últimos artículos publicados.

Por cada nuevo suscriptor plantaré un árbol en colaboración con Tree Nation

¿Qué son los gastos hormiga, fantasma y vampiro?

Existen tres tipos de gastos que pueden ser inofensivos y carecer de importancia, pero que pueden afectar mucho a las finanzas de cualquier emprendedor y también a la personal. Estos gastos se conocen comúnmente como gastos hormiga, fantasma y vampiro. ¡Cuidado con ellos!

Diferentes estudios y noticias afirman que muchos de los españoles gastan más de lo planeado y que el ahorro se desploma. Esto se puede dar debido a diversas situaciones, pero está claro que la permanente inflación no ayuda a las economías domésticas. El consumidor debe permanecer muy alerta y controlar bien los gastos diarios, tanto los importantes como los más pequeños e insignificantes.

De hecho, controlar estos gastos hormiga, fantasma y vampiro puede llevar a mejorar el ahorro. Son unos gastos que de forma individual y unitaria no suelen tener un peso relevante en la economía particular, pero cuando se presentan de manera repetitiva y se hace un balance a largo plazo presentan cifras que son realmente sorprendentes.

¿Qué son los gastos hormiga?

Los gastos hormiga son todos aquellos gastos, normalmente pequeños, pero que son evitables y reiterativos. Se suelen producir de manera inconsciente y a veces de forma impulsiva sin estar planificados y careciendo de aparente importancia para el bolsillo.

Es difícil eliminarlos de golpe, porque además actúan como pequeños placeres rutinarios que nos hacen sentir bien. Por ejemplo, tomarte cualquier snack a media mañana, una botella de agua, una café en la máquina de la oficina o ir al cine un día cualquiera.

¿Cómo puedo evitarlos?

  • Haz una lista de ellos (si pagas con tarjeta será más sencillo)
  • Márcate un presupuesto máximo
  • Piensa antes de efectuar una compra

¿Qué son los gastos fantasma?

Los gastos fantasma son todos aquellos gastos en los cuales incurrimos sin darnos totalmente cuenta y, obvio, afectan a nuestra salud financiera y al presupuesto a final de mes. Como su nombre hace insinuar son los gastos que se suelen repetir de manera periódica y a los cuales no ponemos límites por desconocimiento, procrastinación o pereza.

Ejemplos de estos tipos de gastos fantasma son las suscripciones a cualquier plataforma de contenidos que no usamos demasiado (Netflix, HBO, Amazon Prime, Spotify, etc.), la cuota del gimnasio al que no vamos o aplicaciones del smartphone que no usamos pero acarrean algún pago periódico.

¿Cómo puedo evitarlos?

  • Haz un seguimento mensual de todo este tipo de gastos
  • Evalúa cuáles son necesarios y cuáles no
  • Cancela los que no uses y optimiza el presupuesto para estos gastos

¿Qué son los gastos vampiro?

Los gastos vampiro son todos aquellos gastos fijos, pero que son muy difíciles de detectar porque no están considerados en el presupuesto. Estos gastos vampiro pueden tener incluso mayor impacto que los anteriores.

Algunos ejemplos de gastos vampiro pueden ser: mal uso de electrodomésticos, fugas de agua o calefacción, mal estado de los neumáticos del coche, etc.

¿Cómo puedo evitarlos?

  • Es importante hacer balance mensual para detectarlos
  • La clave aquí es un cambio de hábitos
  • Tener predisposición a optimizar mejor los gastos y el dinero

Por lo tanto, no se trata de suprimir estos gastos hormiga, fantasma y vampiro de nuestras vida, pero sí de tener consciencia de ellos y así controlarlos de mejor manera.

gastos-hormiga-fantasma-vampiro

Foto de Katt Yukawa en Unsplash

compartir

Netflix-Baguette-Netflix: la tendencia de salir a la calle en pijama

Estamos rodeados de normas no escritas, pero tremendamente establecidas e interiorizadas por casi la totalidad de la población. Existen cosas que se presuponen como bien hechas y otras al contrario. Hay productos que son para una ocasión y nada más, sin contemplar ser usado en cualquier otro entorno. Por ejemplo, el caso del pijama. ¿Lo has usado alguna vez fuera de casa?

El pijama es una prenda de ropa que ocupa poco espacio en la actualidad e incluso nada en las conversaciones entre amigos, compañeros o familiares, pero que ha tenido una evolución muy significativa a lo largo de la historia. Una prenda que busca la comodidad suprema y ser el oasis dentro de la intimidad del hogar donde descansar del frenético ritmo del día a día.

Ha sido así desde hace tiempo, pero ahora llega una nueva tendencia que observamos más a menudo y que está generando mucha conversación: salir en pijama a la calle para hacer recados, o como también se llama, recientemente bautizado como Netflix-Baguette-Netflix.

La intimidad se diluye entre lo privado y lo público

El pijama ha dejado su territorio exclusivo de la intimidad para salir a la calle. Aunque todos conozcamos quien haya salido a hacer unos recados, tirar la basura o pasear al perro con pijama y abrigo, este hábito va mucho más allá de algo esporádico y a escondidas. La intimidad se ha está diluyendo entre el espacio privado y público. La pandemia, el confinamiento, el teletrabajo y demás circunstancias han potenciado que se compartan muchos más momentos en casa donde el pijama ha sido protagonista en muchas stories que ya han pasado, pero que han roto esa barrera entre lo íntimo y lo público.

Es un paso intermedio. Ahora, esta tendencia denominada Netflix-Baguette-Netflix o con sus siglas BNB como nos apunta la periodista Olatz Simón en Twitter, se está convirtiendo en tendencia en las calles de París y de otras ciudades mundiales. Aunque, es también cierto que tiene mucho aspecto cultural y social, puesto que estés donde estés puedes observar a personas que gastan este atuendo para ir al supermercado o para charlar a la fresca en el patio de vecinos o el portal de casa.

La polarización de la sociedad en los nuevos tiempos

Sea como sea, salir a la calle en pijama no es algo novedoso, pero sí llamativo se de cuando y donde se de. El debate está vivo en redes sociales donde la polarización, como en casi todos los temas hoy en día, está garantizada entre defensores y detractores. Hay barreras que se han derribado y eso hace que los hábitos de los consumidores cada vez sean más dispares e incluso sorprendentes. Lo importante para las marcas es estar atentas para poder reaccionar lo antes posible ante cualquier aspecto interesante. ¿Será la tendencia Netflix-Baguette-Netflix un potente insight para alguna marca de moda, retail o similar? Seguro que lo veremos en los próximos días. Medios como Vogue y SModa de El País ya se hacen eco de ello.

Así, esto de salir a hace un recado entre capítulos de Netflix está de actualidad y además se cuenta con orgullo y diversión en redes sociales. Esta actividad, principalmente impulsada por jóvenes estudiantes o turistas que van de paso en la ciudad, está marcando una divertida (para unos) u hortera (para otros) manera de vivir la comodidad del hogar a vista de cualquiera.

De hecho, y antes de terminar, os dejo este enlace de Marie Claire con una selección de pijamas muy elegantes para dentro y fuera de casa. Aunque, esto del NBN no distingue de belleza ni estilo, puesto que los pijamas de unicornios y dibujos animados también triunfan causando auténtico furor.

netflix-baguette-netflix

compartir

Cargando

buscador de noticias