Parece paradójico pero es así, sí, sin más. Hoy por hoy es un lujo irresistible poder permanecer desconectado, permanecer offline, durante un tiempo. Sea mayor o sea menor, pero es todo un lujo.

Vivimos conectados con el mundo, lo veíamos en el anterior post, algo que para ese estilo de vida en particular, los singles, era una nueva forma de vida y de relacionarse con las personas. Pero verdaderamente, en un mundo cargado de estrés, de notificaciones que nos provocan una sensación de entrega constante, es todo un momento de gozo el poder desconectar y disfrutar de las cosas más básicas de nuestra vida,

¿No creéis? Es un lujo permanecer offline, y muchos consumidores ya se están dando cuenta de ello. Muchas marcas también lo saben y tienen la opción de aplicar estos insights dentro de las nuevas estrategias enfocadas a consumidores.

Las marcas ya no deben lanzar mensajes para que sus consumidores se conecten con ellos, compartan su contenido o realicen menciones digitales, eso ya no vale, eso ya viene dentro del ADN de los nuevos consumidores. ¿Le dirías a una persona que necesita beber o necesita comer?

En lugar de ello, las marcas deben aprovechar estos estímulos que las personas nos dejan y aprovechar el gusto por los momentos offline. Son reconfortantes, son espirituosos y nos conectan con lo más natural de nuestra especie.

Vengo de un vuelo de 12 horas, sin conexión a Internet, y verdaderamente son momentos especiales puesto que nuestro día a día, durante las 24 horas que lo forman, estamos conectados con nuestros dispositivos, y el poder aprovechar y dejar a nuestra mente descansar, nos lleva a estados de pensamiento que estamos dejando de llegar por culpa de la hiperconectividad.

Estos insights son oportunidades para que el desarrollo de productos o servicios evolucionen de la mano de las preferencias de los consumidores.

Facebook Comments

Post a comment