¿Cuál es el precio de no pensar por uno mismo?

Me encantaría rescatar este párrafo de una lectura de El País que hace referencia a pensar por uno mismo, y que consiguió que me parara a pensar:

Hannah Arendt asistió en 1961 al juicio de Adolf Eichmann por genocidio durante la II Guerra Mundial. Mientras unos lo pintaban como un monstruo, ella lo definió como un hombre normal. Algunos pensaron que lo estaba justificando, pero no. Estaba dejando claro que cualquier persona podía sucumbir al mal si se dejaba llevar por la ideología dominante. A esas personas que no están dispuestas a pensar por sí mismas, decía Arendt, no se les puede perdonar jamás.

El País

Por supuesto, salvando todas las distancias con la vivencia de Hannah Arendt, esa frase que ha inspirado a tantas personas y ya se puede considerar como célebre, está totalmente vigente en nuestro tiempo. Lo vemos a diario y no nos damos ni cuenta. El alto tren de vida nos arroja hacia el paso de los días sin cuestionarnos los porqués de las cosas, simplemente asumiendo lo que recibimos y, en el mejor de los casos, alguna queja aislada en privado o en Twitter.

Pensar es la mejor habilidad para los nuevos perfiles profesionales

Obvio que para tener una mejor sociedad debemos tener capacidad de pensamiento propio. Analizar y tomar nuestras propias conclusiones sobre lo bueno y lo malo, pero también es clave a nivel educativo y profesional. Los alumnos del presente deben tener esa capacidad de pensar por sí mismos, equivocarse y tomar sus propias conclusiones. Forjar un pensamiento crítico que sea inconformista con lo impuesto y sea capaz de estimar el pensamiento creativo que nos ayude a avanzar como sociedad.

Falta mucho de todo esto. Internet es un regalo, pero su uso debe ser enseñado en profundidad. Es un entorno atrayente que puede conseguir la abstracción de la realidad. Vemos como caminamos hacia una sociedad polarizada en cuanto a la opinión pública, algo que parecía olvidado hace unos años con la llegada de las redes sociales, pero que ahora, casi una década después parece esfumarse.

Esto se arrastra a diferentes ámbitos, por supuesto, también al entorno de consumo. Comprobamos como los consumidores se están posicionado en los extremos de las cadenas. O compramos productos de alto valor monetario o los más bajos. Las opciones medias están pasando desapercibidas para las decisiones de los compradores. Es cierto que inciden diferentes factores económicos, políticos y sociales, pero también el hecho de caer en la pereza. Pensar es aburrido, tedioso e implica un esfuerzo. Si me quedo en la posición extrema es mucho más fácil.

¿Por qué es importante pensar por uno mismo?

Para tener un criterio propio es vital dotar a nuestro razonamiento de los estímulos suficientes para forjar nuestra personalidad y pensamiento. Hay que esforzarse a ello y, a menudo, dejar de lado las corrientes de opinión general y los estereotipos que nos rodean. Algunas clave para desarrollar un pensamiento propio son:

Autonomía y libertad

Si somos capaces de pensar por nosotros mismos podremos tener la libertar y la autonomía para formar nuestras propias decisiones y tener la opinión forjada por nuestra capacidad de razonar. Seremos independientes en el ámbito intelectual con libertar de ser influidos por opiniones externas, de las cuáles se podrán identificar las que estén alineadas con nuestro concepto del bien o del mal.

Podremos expresar nuestras propias ideas y ser auténticos.

Desarrollo de nuestra propia mente

Es algo extremadamente valioso. En clase suelo retar a los alumnos a que tomen sus propias conclusiones de todo lo que vemos en el aula. Yo, por tener el rol del profesor no tengo porqué tener la verdad de todo lo que les transmita. Es mi verdad, pero ellos deben tener su versión. No quiere decir que estén totalmente enfrentadas, pero sí cada uno debe tener su visión particular a su modo de entender.

Esto nos ayuda a crecer intelectualmente y a tener una comprensión más profunda del mundo que nos rodea. Un mundo cada vez más conectado y quizás, más manipulado.

Dar sentido a la creatividad e innovación

Abrir nuestra mente a nuevas perspectivas es el alimento perfecto para un pensamiento fresco, libre y en constante desarrollo. Pensar es el alimento para ser creativos y encontrar procesos innovadores, puesto que no nos limita y nos pone fronteras.

Una de las maneras de trabajar la creatividad es cuestionarlo todo. Cuando lo hacemos, ya estamos pensando por nuestros propios medios y eso es irremplazable. Ya sabes que existen multitud de metodologías, técnicas y procedimientos para pensar de manera creativa. Yo te recomiendo descubrir “Los 7 pecados laterales”.

Recuerda, el precio por no pensar por uno mismo es alto, incluso repetir los sucesos de la historia que no deseamos. Si perdemos la capacidad de pensar, otros lo harán por nosotros y, desgraciadamente, es posible que no busquen nuestro beneficio y bienestar, si no el de ellos.

Photo. Maximillian Piras

compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar...

Sé el primero en saber
Recibe en tu bandeja de entrada de correo los últimos artículos publicados.

Por cada nuevo suscriptor plantaré un árbol en colaboración con Tree Nation


Loading

La innovación no tiene por qué ser disruptiva

Dos enfoques están siendo objeto de conversación entre los profesionales que trabajan la innovación: la innovación disruptiva y la innovación no disruptiva o sostenible. Ambas estrategias tienen objetivos diferentes y abordan distintos aspectos del mercado, pero comparten el propósito fundamental de impulsar el crecimiento del negocio de manera innovadora. Vamos a explorar la diferencia entre estos dos conceptos para tener mayor conocimiento a la hora de tomar decisiones.

¿Qué es la innovación disruptiva?

La innovación disruptiva implica la introducción de productos o servicios radicalmente nuevos en el mercado. Estos productos, o servicios o modelos de negocio, cambian fundamentalmente la forma en que se realiza una actividad o se satisface una necesidad.

Este enfoque perturba, a propósito o no, el mercado existente. ¿Esto que quiere decir? Que desafía a las empresas establecidas creando nuevas oportunidades y nuevas reglas. Un ejemplo de innovación disruptiva es el del propio Uber en la industria del transporte. La marca no solo proporcionó una alternativa más conveniente y accesible a los taxis tradicionales, sino que transformó por completo el modelo de negocio al aprovechar la tecnología móvil. Es decir, aunque sigan conviviendo taxi y Uber, se considera innovación disruptiva porque la novedad puede acabar con el modelo o los servicios anteriores.

La innovación disruptiva está bien, es una opción muy buena, pero como bien afirman W. Chan Kim and Renée Mauborgne, la obsesión por la disrupción oculta una verdad importante: la innovación creadora de mercado no siempre es disruptiva.

Puede que la gente hable de disrupción. Sin duda es importante y está a nuestro alrededor. Pero es solo un extremo de lo que consideramos el espectro de la innovación creadora de mercado. En el otro extremo está lo que hemos dado en llamar creación no disruptiva, a través de la cual surgen nuevas industrias, nuevos puestos de trabajo y un crecimiento rentable sin destruir las empresas o los puestos de trabajo existentes.

¿Qué es la innovación no disruptiva o sostenible?

Por otro lado, la innovación sostenible se centra en mejorar y optimizar productos y procesos existentes con el objetivo de garantizar la continuidad a largo plazo. Este enfoque busca minimizar el impacto ambiental, social y económico, a la vez que crea valor a lo largo del tiempo.

Con la disrupción, la creación de mercado está inexplicablemente ligada a la destrucción o el desplazamiento. Pero la creación no disruptiva rompe ese vínculo. Revela un inmenso potencial para establecer mercados donde antes no existían y, al hacerlo, fomentar el crecimiento económico de un modo que permita a las empresas y a la sociedad prosperar juntas. Puede tener un importante impacto en el crecimiento, el empleo y la sociedad.

La microfinanciación es una innovación no disruptiva

Vamos a pensar en la microfinanciación. Es una innovación que ha transformado la vida de muchas de las personas más pobres del mundo, puesto que pone los servicios financieros al alcance de quienes subsisten con menos recursos. Antes de la llegada de la microfinanciación, ningún banco u otra institución financiera estaba dispuesta a prestarles servicios, por considerarlos inadecuados como prestatarios. Muhammad Yunus, fundador del Banco Grameen, encontró la manera de evitar este problema y permitió que personas a las que hasta entonces se les había negado el acceso al capital crearan nuevas microempresas, puestos de trabajo, niveles de vida más altos y esperanza. La microfinanciación se ha convertido en una industria multimillonaria con una asombrosa tasa de devolución de préstamos del 98% y mucho margen de crecimiento futuro.

Barrio sésamo es una innovación no disruptiva

¿Y si pensamos ahora en el programa de televisión Barrio Sésamo? Este enseñaba a los niños en edad preescolar a contar, a nombrar los colores y las formas y a reconocer las letras del abecedario. Lo mejor es que los niños se divertían tanto viéndolo, con sus adorables Teleñecos y sus canciones, que ni siquiera se daban cuenta de lo mucho que estaban aprendiendo. Barrio Sésamo no desplazó a los centros preescolares, las bibliotecas o incluso a los padres que leían cuentos a sus hijos antes de dormir. Más bien dio lugar a una nueva industria -la educación preescolar- que en su mayor parte no existía antes. Hoy es una industria multimillonaria. Y Barrio Sésamo se ha convertido en el programa de televisión infantil de mayor éxito y duración de la historia, con decenas de premios Emmy y 11 Grammy.

Sea como sea, no siempre hay que abrazar la disrupción para generar innovación. Es simplemente un camino más, pero la innovación no disruptiva o sostenible puede incluso, generar un mejor impacto a la sociedad. Piensa sobre ello, seguro que descubres muchos más ejemplos. De hecho, te recomiendo este libro “Beyond Disruption: Innovate and Achieve Growth without Displacing Industries, Companies, or Jobs” de de W. Chan Kim y Renée A. Mauborgne.

Foto de Dstudio Bcn en Unsplash

compartir

Yerka es la bicicleta con candado integrado para evitar preocupaciones

Hoy te traigo otra combinación que me encanta. Se trata de la bicicleta Yerka y su innovador diseño que ha revolucionado la concepción tradicional de las bicicletas. Al mismo tiempo, abordando la preocupación sobre el robo de bicicletas que cada día está más presentes en las ciudades.

Esta bicicleta fue creada en Chile por tres estudiantes universitarios que se propusieron diseñar una bicicleta que fuera prácticamente imposible de robar. La idea principal detrás de la Yerka es que la propia estructura de la bicicleta se convierte en su sistema de seguridad. Es decir, no necesita ningún complemento externo para garantizar la seguridad una vez que no estemos con ella.

Lo más distintivo de la bicicleta Yerka (ver web) es el diseño de su estructura o cuadro. A diferencia de las bicicletas convencionales, el tubo inferior del cuadro se divide en dos partes que se pueden separar y unir fácilmente. De esta manera, se puede rodear cualquier poste o estructura fija a la que se quiera asegurar la bicicleta. ¡Este diseño único permite que la bicicleta se convierta en su propio candado! Al unir las dos partes del tubo inferior, se bloquea la rueda trasera y entonces se hace imposible su sustracción.

Una idea que parece inspirada por la técnica de la combinación, propia del marketing lateral y que es protagonista en la metodología de creatividad de “Los 7 pecados laterales”.

El sistema de seguridad integrado de Yerka la hace única

La simplicidad del sistema de seguridad de la Yerka es parte de su éxito. Como decía, no hay necesidad de llevar candados adicionales, ya que el propio cuadro se convierte en un mecanismo de seguridad efectivo. Además, el proceso de bloqueo y desbloqueo es rápido y sencillo, lo que hace que sea muy útil para casi todos los públicos.

El sistema antirrobo no es lo único por lo que destaca esta bicicleta urbana. También lo hace por sus propias características como bicicleta. Está diseñada para ser muy ligera, resistente y fácil de usar en entornos urbanos. La estructura del cuadro, además de su función de seguridad, proporciona una base sólida para una conducción estable.

En términos de estilos y modelos, ahora mismo ofrecen diferentes opciones para adaptarse a las preferencias de los ciclistas. Desde bicicletas de ciudad hasta modelos más orientados al rendimiento, la gama de productos se ha expandido para atender a una variedad de necesidades y estilos de vida.

La bicicleta Yerka ha recibido muy buenos puntos de vista por su creatividad y efectividad en la prevención de robos. A medida que la preocupación por la seguridad de las bicicletas en entornos urbanos sigue creciendo, el enfoque único de la Yerka ofrece una solución que podría inspirar futuras innovaciones en el diseño de bicicletas y la seguridad en el ciclismo urbano.

Además, la historia de los tres estudiantes universitarios que transformaron una idea en un producto exitoso me encanta. Esto solo es una señal más de que aplicando creatividad y atrevimiento se puede emprender e innovar con éxito.

compartir

Cargando

buscador de noticias

Buscar