La dismorfia del selfie, el elevado uso de filtros en redes sociales

En esa ocasión hablamos de un término algo extraño, pero altamente importante. La “dismorfia del selfie” es un término que se utiliza para describir la preocupación excesiva o la obsesión por la apariencia personal, especialmente a través del contenido que subimos a la red social.

Este fenómeno está vinculado a la percepción distorsionada de la propia imagen. A menudo se manifiesta en la búsqueda constante de la aprobación social a través de las redes sociales. Es un asunto que preocupa, sobre todo cuando hablamos de perfiles de usuarios jóvenes, y del cuál hablamos en el programa 120 Minutos de Telemadrid con María Rey.

¿El usuario finge, pero espera que los demás sean auténticos?

La red social está pasando de ser una extensión de nuestra vida física a convertirse en un escenario donde únicamente compartir aquello que le guste a nuestra comunidad. Es decir, aquello que nos valida en la red. Esto sucede porque nos suele gustar sentirnos protagonistas, queridos y tener pertenencia al grupo. En definitiva, no sentirnos excluidos, y eso a veces genera miedos e inseguridades si somos tal cual somos. Si nos mostramos en la red tal cual somos.

Ya no solo se exagera la felicidad, si no también la tristeza y el llanto como ya leímos en este artículo de SModa de El País de Mar Manrique sobre el “sadfishing”.

No nos paramos a pensar en si es verdad o es mentira todo lo que consumidos en la red. Quizás cuando comunican las marcas sí, pero con las personas solemos generar un vínculo de empatía que nos hace ponernos en su piel y sentir envidia o rechazo de lo que está expresando.

¿Con qué está relacionada la dismorfia del selfie?

Desde el punto de vista de la conducta del consumidor, la dismorfia del selfie puede estar relacionada con varios aspectos:

  1. Redes sociales y validación social: las redes sociales desempeñan un papel crucial en este fenómeno como ya hemos visto. Las personas afectadas por la dismorfia del selfie a menudo buscan la validación y la aprobación a través de la publicación de imágenes o vídeos que cumplen con ciertos estándares de belleza. La conducta se ve influenciado por la necesidad de obtener likes, comentarios positivos y seguidores.
  2. Presión estética: puede ser impulsada por la presión de la sociedad y los estándares de belleza que se promueven en las plataformas digitales. Esto puede llevar a un comportamiento de consumo en el que las personas invierten en productos de belleza, aplicaciones de edición de fotos y otros recursos para mejorar su apariencia en las imágenes que comparten en la red.
  3. Comparación social: la constante exposición a las imágenes editadas y cuidadosamente seleccionadas en las redes sociales puede llevar a una comparación social negativa. Los consumidores pueden sentir la necesidad de cumplir con estándares inalcanzables, lo que puede resultar en la compra de productos o servicios destinados a mejorar su apariencia.
  4. Impacto en la autoestima: la dismorfia del selfie también puede tener, obviamente, un impacto negativo en la autoestima de las personas.
  5. Ciclo de retroalimentación: la interacción constante con las redes sociales y la recepción de comentarios pueden crear un ciclo de retroalimentación, donde las personas buscan constantemente la mejora de su imagen para obtener una respuesta positiva. Esto puede llevar a un comportamiento de consumo compulsivo en busca de la “perfección” percibida.

¿Saben los más jóvenes donde está la frontera entre la vida real y la realidad que se publica en la red?

La diferencia entre la realidad y la no realidad es muy complicada en nuestros días. De hecho, cada vez es más difícil diferenciar entre lo que es real y lo que no. Lo estamos viendo con fakes news, realidad aumentada, IA… y eso se traslada a la vida real porque puede transformar pensamientos o actos de la vida.

La opinión personal se puede ver muy afectada debido a lo que consumimos. Un ejemplo de ello es el propio formato de contenido de TikTok, donde el algoritmo muestra contenido en relación a tus gustos, siendo una aplicación cada vez más utilizada para informarse y no solo como entretenimiento.

La red social está diseñada para que pases el mayor tiempo posible consumiendo contenido en ella. Vídeos rápidos, ágiles, con música, color… unos detrás de otro y de muy variadas temáticas. Lo mismo estás viendo una receta que te aparece alguien haciendo ejercicio o un vídeo de tu equipo de fútbol. Totalmente aleatorio, no sabes lo que va a llegar y eso engancha. Es incertidumbre.

Foto de Christian Lue en Unsplash

compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar...

Sé el primero en saber
Recibe en tu bandeja de entrada de correo los últimos artículos publicados.

Por cada nuevo suscriptor plantaré un árbol en colaboración con Tree Nation


Loading

La innovación no tiene por qué ser disruptiva

Dos enfoques están siendo objeto de conversación entre los profesionales que trabajan la innovación: la innovación disruptiva y la innovación no disruptiva o sostenible. Ambas estrategias tienen objetivos diferentes y abordan distintos aspectos del mercado, pero comparten el propósito fundamental de impulsar el crecimiento del negocio de manera innovadora. Vamos a explorar la diferencia entre estos dos conceptos para tener mayor conocimiento a la hora de tomar decisiones.

¿Qué es la innovación disruptiva?

La innovación disruptiva implica la introducción de productos o servicios radicalmente nuevos en el mercado. Estos productos, o servicios o modelos de negocio, cambian fundamentalmente la forma en que se realiza una actividad o se satisface una necesidad.

Este enfoque perturba, a propósito o no, el mercado existente. ¿Esto que quiere decir? Que desafía a las empresas establecidas creando nuevas oportunidades y nuevas reglas. Un ejemplo de innovación disruptiva es el del propio Uber en la industria del transporte. La marca no solo proporcionó una alternativa más conveniente y accesible a los taxis tradicionales, sino que transformó por completo el modelo de negocio al aprovechar la tecnología móvil. Es decir, aunque sigan conviviendo taxi y Uber, se considera innovación disruptiva porque la novedad puede acabar con el modelo o los servicios anteriores.

La innovación disruptiva está bien, es una opción muy buena, pero como bien afirman W. Chan Kim and Renée Mauborgne, la obsesión por la disrupción oculta una verdad importante: la innovación creadora de mercado no siempre es disruptiva.

Puede que la gente hable de disrupción. Sin duda es importante y está a nuestro alrededor. Pero es solo un extremo de lo que consideramos el espectro de la innovación creadora de mercado. En el otro extremo está lo que hemos dado en llamar creación no disruptiva, a través de la cual surgen nuevas industrias, nuevos puestos de trabajo y un crecimiento rentable sin destruir las empresas o los puestos de trabajo existentes.

¿Qué es la innovación no disruptiva o sostenible?

Por otro lado, la innovación sostenible se centra en mejorar y optimizar productos y procesos existentes con el objetivo de garantizar la continuidad a largo plazo. Este enfoque busca minimizar el impacto ambiental, social y económico, a la vez que crea valor a lo largo del tiempo.

Con la disrupción, la creación de mercado está inexplicablemente ligada a la destrucción o el desplazamiento. Pero la creación no disruptiva rompe ese vínculo. Revela un inmenso potencial para establecer mercados donde antes no existían y, al hacerlo, fomentar el crecimiento económico de un modo que permita a las empresas y a la sociedad prosperar juntas. Puede tener un importante impacto en el crecimiento, el empleo y la sociedad.

La microfinanciación es una innovación no disruptiva

Vamos a pensar en la microfinanciación. Es una innovación que ha transformado la vida de muchas de las personas más pobres del mundo, puesto que pone los servicios financieros al alcance de quienes subsisten con menos recursos. Antes de la llegada de la microfinanciación, ningún banco u otra institución financiera estaba dispuesta a prestarles servicios, por considerarlos inadecuados como prestatarios. Muhammad Yunus, fundador del Banco Grameen, encontró la manera de evitar este problema y permitió que personas a las que hasta entonces se les había negado el acceso al capital crearan nuevas microempresas, puestos de trabajo, niveles de vida más altos y esperanza. La microfinanciación se ha convertido en una industria multimillonaria con una asombrosa tasa de devolución de préstamos del 98% y mucho margen de crecimiento futuro.

Barrio sésamo es una innovación no disruptiva

¿Y si pensamos ahora en el programa de televisión Barrio Sésamo? Este enseñaba a los niños en edad preescolar a contar, a nombrar los colores y las formas y a reconocer las letras del abecedario. Lo mejor es que los niños se divertían tanto viéndolo, con sus adorables Teleñecos y sus canciones, que ni siquiera se daban cuenta de lo mucho que estaban aprendiendo. Barrio Sésamo no desplazó a los centros preescolares, las bibliotecas o incluso a los padres que leían cuentos a sus hijos antes de dormir. Más bien dio lugar a una nueva industria -la educación preescolar- que en su mayor parte no existía antes. Hoy es una industria multimillonaria. Y Barrio Sésamo se ha convertido en el programa de televisión infantil de mayor éxito y duración de la historia, con decenas de premios Emmy y 11 Grammy.

Sea como sea, no siempre hay que abrazar la disrupción para generar innovación. Es simplemente un camino más, pero la innovación no disruptiva o sostenible puede incluso, generar un mejor impacto a la sociedad. Piensa sobre ello, seguro que descubres muchos más ejemplos. De hecho, te recomiendo este libro “Beyond Disruption: Innovate and Achieve Growth without Displacing Industries, Companies, or Jobs” de de W. Chan Kim y Renée A. Mauborgne.

Foto de Dstudio Bcn en Unsplash

compartir

Yerka es la bicicleta con candado integrado para evitar preocupaciones

Hoy te traigo otra combinación que me encanta. Se trata de la bicicleta Yerka y su innovador diseño que ha revolucionado la concepción tradicional de las bicicletas. Al mismo tiempo, abordando la preocupación sobre el robo de bicicletas que cada día está más presentes en las ciudades.

Esta bicicleta fue creada en Chile por tres estudiantes universitarios que se propusieron diseñar una bicicleta que fuera prácticamente imposible de robar. La idea principal detrás de la Yerka es que la propia estructura de la bicicleta se convierte en su sistema de seguridad. Es decir, no necesita ningún complemento externo para garantizar la seguridad una vez que no estemos con ella.

Lo más distintivo de la bicicleta Yerka (ver web) es el diseño de su estructura o cuadro. A diferencia de las bicicletas convencionales, el tubo inferior del cuadro se divide en dos partes que se pueden separar y unir fácilmente. De esta manera, se puede rodear cualquier poste o estructura fija a la que se quiera asegurar la bicicleta. ¡Este diseño único permite que la bicicleta se convierta en su propio candado! Al unir las dos partes del tubo inferior, se bloquea la rueda trasera y entonces se hace imposible su sustracción.

Una idea que parece inspirada por la técnica de la combinación, propia del marketing lateral y que es protagonista en la metodología de creatividad de “Los 7 pecados laterales”.

El sistema de seguridad integrado de Yerka la hace única

La simplicidad del sistema de seguridad de la Yerka es parte de su éxito. Como decía, no hay necesidad de llevar candados adicionales, ya que el propio cuadro se convierte en un mecanismo de seguridad efectivo. Además, el proceso de bloqueo y desbloqueo es rápido y sencillo, lo que hace que sea muy útil para casi todos los públicos.

El sistema antirrobo no es lo único por lo que destaca esta bicicleta urbana. También lo hace por sus propias características como bicicleta. Está diseñada para ser muy ligera, resistente y fácil de usar en entornos urbanos. La estructura del cuadro, además de su función de seguridad, proporciona una base sólida para una conducción estable.

En términos de estilos y modelos, ahora mismo ofrecen diferentes opciones para adaptarse a las preferencias de los ciclistas. Desde bicicletas de ciudad hasta modelos más orientados al rendimiento, la gama de productos se ha expandido para atender a una variedad de necesidades y estilos de vida.

La bicicleta Yerka ha recibido muy buenos puntos de vista por su creatividad y efectividad en la prevención de robos. A medida que la preocupación por la seguridad de las bicicletas en entornos urbanos sigue creciendo, el enfoque único de la Yerka ofrece una solución que podría inspirar futuras innovaciones en el diseño de bicicletas y la seguridad en el ciclismo urbano.

Además, la historia de los tres estudiantes universitarios que transformaron una idea en un producto exitoso me encanta. Esto solo es una señal más de que aplicando creatividad y atrevimiento se puede emprender e innovar con éxito.

compartir

Cargando

buscador de noticias

Buscar