cerveza el aguila sin filtrar ritual de marca

Cerveza El Águila sin filtrar: de la promesa al ritual de marca

por Paco Lorente
26 mayo, 2021
comentarios 0

Toda marca debe tener claro y ser fiel a su propósito y promesa. Son características clave que otorgan valores intangibles al conjunto y conectan con el público.

En la actualidad mucho más importante si cabe. Experimentamos a diario infinidad de impactos y solo los realmente buenos, los que proponen diferente y bien lograrán la atención de los usuarios.

Y para todo esto, sin duda, necesitamos herramientas e ideas que aporten frescura al entorno competitivo. En el ámbito de la cerveza también, y además, de forma muy especial por la fuerte competencia existente.

Cerveza El Águila sin filtrar: de la promesa al ritual de marca

Encontramos muchas opciones para consumir cervezas. Desde hace un tiempo atrás explotó la tendencia de cervezas artesanales que plantaban cara a las grandes compañías que aglutinan el mercado. Fue un antes y un después de un sector que poco a poco encuentra nuevos nichos de mercado.

Uno de ellos ha sido descubierto de forma genial por cervezas El Águila y su auténtica promesa de marca que propone un sabor independiente y diferente a lo ofrecido hoy por hoy.

El Águila sin filtrar es su punta de lanza. Una cerveza que proyecta un mensaje distinto a lo tradicional: se debe girar, que no agitar, antes de ser tomada. Siempre hemos abierto una cerveza con el mayor mimo y cuidado posible para que la espuma no lo ocupara todo.

Debido a que no pasa un proceso de filtración antes de su embotellado, las levaduras quedan en suspensión y se deben mezclar antes de tomar para conseguir todos los aromas, sabores y carácter de sus lúpulos.

Este proceso supone todo un ritual de marca que consigue fijar la marca con el producto y su forma de uso en la mente del consumidor. Es uno de los elementos más singulares de la estrategia de marketing.

Conseguir un ritual de marca no es nada sencillo, pero cuando se logra, es potente e inmortal. Solo hay que recordar el limón de Cerveza Corona, o el proceso para degustar una galleta Oreo. (Otro ejemplo de ritual de marca: El Paeller)

Todo ritual de marca tiene un guión estudiado y pautado. Guía en el proceso de preparación o disfrute del producto o servicio y se integra perfectamente con la esencia del mismo.

Cerveza El Águila sin filtrar une sus aspectos funcionales con los emocionales para resultar un producto singular y sorprendente. Une tradición e innovación para un producto propio de nuestros días. Un ejemplo que nos regala un buen pensamiento sobre el buen hacer.

cerveza el aguila sin filtrar marketing ritual de marca

Photo Credit: DS

Suscríbete

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *